Supernatural - 04x14 - Sex and Violence

Estamos ante un capítulo, que en su trama "principal", es un capitulo de relleno, pero en el trasfondo, es muy importante.
A pesar de que tenemos un poco abandonada la trama del Apocalipsis y que últimamente Dean y Sam están investigando "casos" aislados, en todos los capítulos ocurre algo interesante.

Este no iba a ser menos, resulta que una sirena (muy lejos de la imagen de Disney :D) se está dedicando a engatusar a hombres para que maten a sus mujeres, madres, etc.

Dean y Sam llegan al pueblo en cuestión, y descubren que todos los hombres tienen una cosa en común, lo hicieron porque una chica a la que conocieron en un bar de strippers se los pidió; la sonrisa de Dean le llega de una oreja a la otra. Mientras Sam se enrolla a la medico forense, Dean investiga a fondo.

Descubren que una posible forma de acabar con esta sirena/stripper es con la sangre de alguien que haya sido infectado por ella, y cuando van a buscar las muestras de sangre de los "afectados" descubre que han desaparecido, y un agente del FBI les pide que se identifiquen, por primera vez vemos que sistema usan para cuando alguien quiere llamar a su superior, y vemos a Bobby con una serie de teléfonos en su casa, cada uno con una etiqueta diferente. Sam y Dean acuerdan que Dean se lleva al "novato" del FBI al bar de striptease y Sam "convence" a la forense para ver las cintas.

Obviamente Sam se acuesta con la forense, con la que parece tener muchas cosas en común, y Dean se va al bar con el agente del FBI y descubre que tienen muchas cosas en común, les gusta la misma música, admira su coche y lo trata con respeto. De camino a buscar a Sam, Dean sospecha que la forense es la sirena, pero en realidad la sirena era el Agente del FBI, y "atrapa" a Dean en sus redes; es irónico que a Dean, que le vuelven loco las mujeres, la sirena lo conquiste siendo un hombre.

La mejor escena del capítulo viene cuando la sirena, consigue controlar también a Sam, y los pone a pelear uno contra otro, momento en el que Sam y Dean se tiran los trastos, acusándose de desconfianza o de que son un lastre. Por suerte para ellos, llega Bobby en el momento justo y mata a la sirena, pero el daño ya está echo, los hermanos empiezan a no estar tan unidos como debieran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada