La Leyenda del Buscador: 1x10 Sacrifice

Poco a poco van mejorando, las tramas parecen estar un poco mejor enfocadas, y los personajes son más coherentes en su actitudes.

En este capitulo, se encuentran a un grupo de confesoras lideradas por la Madre Confesora, que se dirigen a una isla que está oculta mágicamente; a raíz de este encuentro, aparecerá un hombre que sigue bajo los efectos de la confesión de la hermana de Kahlan, a la cual esta creía muerta.

Casualmente descubren que no solo está viva, sino que está cerca de su ubicación por lo que acuden a rescatarla; para ello Kahlan se disfraza de MordSith y se introduce en la "cárcel" donde tienen a su hermana, la cual está embarazada y a punto de dar a luz un hijo del hombre "confesado" que la estaba buscando.

Hasta aquí todo es "alegría", a pesar de que se encuentran en fuga y son perseguidos por un grupo de soldados, pero cuando nace la criatura, resulta que es un varón y aquí comienzan los problemas, ya que a los varones se los sacrifica, porque al parecer se vuelven inexorablemente malvados.


Como ejemplo, nos enteramos de la historia de la propia madre confesora, quien crió a su hijo en secreto hasta que se le hizo evidente que era maligno y ella misma lo sacrificó. Richard, que se opone a matar al niño, escapa con el. Pero la madre confesora, "confiesa" a Zed y vemos que le resulta más difícil que con una persona normal, en el hecho de que hacen unos efectos especiales diferentes al clásico oscurecimiento de los ojos.

Para rescatar al niño de las manos de la Madre Confesora, Richard y Kahlan convencen al resto de confesoras, y aprovechando a los soldados que los perseguían, a los cuales "confiesan" para tenerlos de su lado, matan a la madre confesora, recuperando al bebe y liberando a Zed del hechizo.

Como solución a que el niño se vuelva malo, Richard decido mandarlo con sus padres a la isla a la que iban a ir las confesoras, y estas al quedarse sin líder, eligen a Kahlan como nueva madre confesora.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada