Pilotos: Royal Pains

Photobucket


Lo bueno del verano, y creo que estaremos todos de acuerdo, es que con el parón de las "grandes series" te puedes poner al día con otras cosas y hasta probar cosas nuevas. Como por ejemplo, Royal Pains, que empezó hace un par de semanitas y que hoy por fin le he dado una oportunidad.
Como siempre ultimamente no sabía nada de la serie antes de verla, excepto que había un médico por ahí en medio. Y por el nombre, también me podía imaginar algo, pues "royal pains" puede significar "dolores reales" (es decir, clientes con pasta) o también y como expresión, "coñazos totales" (una persona se diga que es un "royal pain" es como un "grano en el...."). Es decir, médicos y gente rica / gente coñazo.

Cuando llego al final de capítulo veo que mi interpretación del título no iba mal encaminada. Y aunque algunos personajes me sobran (concretamente UN personaje: el hermano) el piloto en general me ha parecido entretenido. Sí, lo reconozco, el principio me desquició un poco, la novia es para pegarle dos bofetones y cuando llegan a los Hampthons tanta "chica prototípica" y tanta fiestita al estilo americano me hicieron dudar sobre la serie. Pero al final he llegado a la conclusión de que todo tiene un motivo, y en este caso era enseñarnos lo mucho que "Hank" pasa de esas cosas y lo mucho que en realidad no encaja en este mundo.

Dos puntos fuertes fueron el propio personaje de Hank y el actor, que ya lo había visto en alguna parte y me había gustado ("Practicamente Magia" por ejemplo, así de memoria) y el otro es el gran responsable de la oferta de trabajo de Hank para una nueva vida, "Boris" interpretado por el grandísimo Campbell Scott (como gusta este tío).

No sé si luego la serie se hará tonta, o monótona, o superficial... pero el piloto, como piloto me ha gustado. Y al menos un capítulo más sé seguro que voy a ver.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada